Archivo del Autor: mercè balada

Nuevas narrativas: infografía

Por Mercè Balada

En la última sesión de la segunda edición de 10 en comunicació organizada por ESCACC, bajo el título de “Nous formats, noves narratives” (“Nuevos formatos, nuevas narrativas”), se ha hablado de la infografía.

Los ponentes Chiqi  Esteban y Rafa Höhr comparten su paso por el Diario de Cádiz y su pasión por visualizar historias.

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo infografía

Recuperando la historia más negra

por Mercè Balada

Durante el parón estival del mes de agosto de 2010 empecé a dar forma a Catalunya en negre.  Un blog que recoge historias de crímenes y criminales que han sucedido por Catalunya.

Empecé a relatar crímenes, hace ya un tiempo, por una mala influencia que comparto con Baudelaire y Poe; Thomas de Quincey y su libro “El Asesinato entendido como una de las Bellas Artes”

Con Mónica Ramoneda escribimos durante dos años el blog 1881 en lavanguardia.es, acabado este proyecto, Catalunya en negre pretende crimen en crimen seguir desgranado las pequeñas historias de los malvados y las maldades han ido desfilando por esta tierra.

Durante estos últimos años se han ido haciendo accesibles en internet multitud de publicaciones antiguas, se han abierto archivos, cartotecas y multitud de bloggers recuperan pedazo a pedazo la memoria histórica. Dentro de este gran movimiento de difusión histórica en la red, Catalunya en negre hace su aportación un poco sangrienta pero concienzudamente documentada, mostrando siempre los enlaces a la fuentes para que puedan ser consultadas directamente y estos enormes fondos documentales vayan siendo conocidos y disfrutados por muchos.

Así que os invito a conocer mi otro blog y los personajes que allí se mueven puñal en mano.

Deja un comentario

Archivado bajo archivos, Bythenet, Instituciones culturales

El asesino de la cuchara y la muerte del cine

Mercè Balada

El cine es un arte nacido de la técnica y a diferencia de las otras artes podemos precisar con exatitud la fecha de su nacimiento el 13 de febrero de 1894, día en que los hermanos Lumiere patentaron el cinematógrafo.
El cineasta Peter Greenaway precisó la fecha de su muerte “La muerte del cine ocurrió el «31 de septiembre de 1983», cuando se introdujo el control remoto en el salón de estar de las casas, porque ahora el cine tiene que ser arte interactivo y multimedia.”

El cine nacido con una vocación representativa, un producto de la técnica concebido sin vocación artística, y sujeto a la pantalla original (la de la sala de cine) ha caído de su pedestal y admitido el fracaso de su función representacional para girar la vista sobre si mismo. Ha entrado en la era de la televisión, del vídeo, del teléfono móvil, de la red de cámaras de vigilancia, de la Web, en definitiva de la de la pantalla global.

Gilles Lipovetsky y Jean Serroy afirman el cine no está muerto que se expande y transfigura en hipercine.
El hipercine levanta y extiende una visión del mundo, que es vinculante para nosotros en todas las otras pantallas que nos rodean.
La ritualidad de la sala cinematográfica ya no puede contenerlo, se ve desbordada por el hipercine; el tiempo real y la conectividad de las plataformas virtuales, el flujo de información y la multiplicidad de formatos inherentes a este nuevo concepto precisan de la multipantalla para desarrollarse y precisamos expandir el territorio conceptual, en que se ha pensado el cine, para abarcar este nuevo objeto teórico.

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Ciclo I+C+i CCCB

Identidad digital y privacidad

Mercè Balada

Internet representa el ilimitado al saber y un avance formidable para la humanidad, pero las fronteras que separan lo íntimo de lo público desaparecen. Con el auge de las redes sociales, los datos personales -desde el nombre y la dirección de e-mail hasta las opiniones personales, los gustos o las fotos familiares- circulan por la Red.

Ya lo dijo Mark Zuckerberg, creador de Facebook: “La edad de la privacidad ha terminado”. Pero a pocos parece importarles. Para los adolescentes la esfera de la intimidad es minúscula y no se plantean ampliarla.
Nuestra identidad se ha trasladado a la Red, ya no es una foto fija, como el DNI. Es un rastro dejado durante años que, en algunos casos, incomoda pero que cada vez es de más fácil acceso.

Juan Freire y Antoni Gutiérrez-Rubí, en su libro “2010-2020 32 Tendencias de cambio” afirman que en el futuro próximo “el sentimiento de red es ese: comunidad. Es en la comunidad donde nos sentimos partícipes de la sociedad y nos relacionamos, podemos generar nuevas amistades, conocimientos e ideas y compartir lo que hacemos y lo que somos. Y toda esa información es la que genera la identidad personal de cada individuo, una identidad pública en lo que compartimos, pero privada en lo que no queramos compartir.”

Por ahora el debate sobre la privacidad, la capacidad de control sobre nuestros datos y el uso de estos por terceros, sigue abierto.

Entra en el debate en  ICI online y participa con tu opinión.

Deja un comentario

Archivado bajo Ciclo I+C+i CCCB