Archivar diseño en la era digital…. ¿Quién se atreve?

Mercè Balada

El jueves 20 de enero de 2011 se inauguró el DHUBdoc, el nuevo centro de documentación de Disseny Hub Barcelona, que inicia su andadura con el reto de gestionar y ampliar un fondo de más de 9.000 documentos del ámbito del diseño.

Antes de la inauguración nos encontramos en una mesa redonda, moderada por la periodista Karma Peiró, en la que participaron Miquel Térmens (coordinador del master de Gestión de Contenidos Digitales de la UB-UPF),  Abel de Benito (socio fundador y agitador creativo de 2creativo.net),  Jordi Serchs (archivero representante de l’Associació de Arxivers-Gestors de documents de Catalunya) y Albert Sierra (Jefe de comunicación de Patrimoni.cat).

El lema de la mesa redonda:  “¿Memoria imposible? Archivar diseño en la era digital”, refleja los retos del momento actual. Nunca antes en la historia de la humanidad tantos creadores crearon tanto, pero quizá nunca se perdió información tan rápido.

La conservación de los diseños acabados y su proceso es un patrimonio importante tanto para los mismos creadores como para la sociedad. Si no conservamos los procesos hemos de inventarlos de nuevo. Pero se da la paradoja que en la era de la información dependemos más de la memoria (volátil) del creador para recrear los procesos que del contenido original guardado meticulosamente.

Conservar toda la información generada no es viable ni útil, hay que planificar qué y cómo archivamos. Hay que conservar pensando en la consulta y reutilización a corto plazo. No hay que pensar en un futuro lejano, sino en una consulta próxima en el tiempo.

Los entornos poco estables de la era digital plantean otro reto:  si bien podemos emular entornos desparecidos (un entorno Amstrad por ejemplo) es difícil recuperar la información contenida en un “floppy”, los lectores de este formato han desaparecido y, para los niños de hoy estos viejos aparatos son misteriosos y no logran identificarlos. Para muestra este vídeo:

Sin embargo, se está dando un movimiento de recuperación y conservación de obras nativas digitales. Por una parte, las clasificada como net-art’, muy vulnerables al cambio de entorno, tienen su presencia en Internet. Por el otro, la progresiva digitalización de documentos para su consulta en la red  proporcionan una riqueza de fuentes abiertas y de fácil acceso de la que todos nos beneficiamos.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Bythenet, Instituciones culturales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s